Blogia
La Balacera

Asalto a la Virreina

Martín y Quílez novelan un atraco que nunca se hizo

Los dos autores reconstruyen un intento de robo de la mafia en "Asalto a la Virreina"

M. EUGENIA IBÁÑEZ
BARCELONA


Andreu Martín y Carles Quílez han puesto punto final al atraco que pudo haber sido y no fue. Hace años, a partir de la conversación con un abogado, tuvieron noticia de los planes de un grupo mafioso italiano para atracar, en 1991, el Palau de la Virreina, donde se encontraba el Gabinet Numismàtic de Catalunya. El robo no se llevó a cabo, pero la idea de aquel imaginativo golpe cautivó a los dos escritores, que decidieron acabar sobre el papel lo que la realidad había frustrado. Así nació Asalto a la Virreina, novela policiaca escrita a cuatro manos y presentada ayer en el Colegio de Abogados de Barcelona.
La creación literaria de Martín (Barcelona, 1949) oscila entre la narrativa juvenil --es el padre junto con Jaume Ribera del inspector Flanagan--, la novela erótica --premio Sonrisa Vertical con Espera, ponte así-- y la policiaca. Quílez (Barcelona, 1966), periodista, es jefe de la sección de tribunales de la Cadena SER, y ha publicado, Atracadores (Cossetania), obra que hizo que los dos autores entraran en contacto. El intercambio de opiniones sobre la novela negra y la profesión gestó una amistad, para pasar después, "como si de un rito amoroso se tratara", a decidir que podían trabajar juntos.
Asalto a la Virreina, editado en castellano por Grijalbo y en catalán por Rosa dels Vents, es un puzle que mezcla realidad y ficción, todo ello al servicio del hilo conductor de aquel robo que quedó frustrado. Atracadores chapuceros, guardias civiles perseguidos por el recuerdo de la lucha antiterrorista en Euskadi, drogadictos y perdedores que buscan un remedio rápido a sus propios fracasos son parte de los personajes del libro, retratos de seres reales camuflados con nombres falsos. Martín afirma que con esa mezcla han conseguido escribir "una novela de ficción que supera a la realidad".

MONTEAGUDO Y EREZUMA

El libro arranca el 19 de mayo de 1991 y acaba el 4 de junio, e incluye hechos reales ocurridos durante esos días, como el atentado de ETA contra el cuartel de Vic, que causó nueve muertos, y la detención del comando terrorista, en la que murieron los etarras José Félix Erezuma y Juan Carlos Monteagudo, y un tercero, Juan José Zubieta, fue detenido. La narración de estos hechos aporta datos que, según Quílez, son inéditos, fruto de una investigación de la que los dos autores dicen sentirse especialmente satisfechos.
Le han cogido el tranquillo a trabajar juntos y preparan una nueva novela. De género negro, por supuesto. Martín, prolífico él, publicará en abril el segundo título del detective Àngel Esquius --también a cuatro manos con Jaume Ribera-- y otra obra en la que Flanagan hablará de sexualidad a los jóvenes.

Noticia publicada en la página 079 de la edición de Jueves, 26 de febrero de 2004 de El Periódico - edición impresa
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres