Blogia
La Balacera

Bensaidi no es el Tarantino marroquí

LUIS CANO

MADRID.- El mundo actual es complejo y, por tanto, una película no puede beber de una sola fuente. 'WWW. What a Wonderful World' es cine negro, 'western urbano', comedia negra y melodrama, pero también romance, cuento de hadas y musical. Bensaidi, el máximo exponente del nuevo cine marroquí, no es Tarantino. Y aunque toquen la misma música ecléctica, no salpica la pantalla de sangre sino de poesía.

Él, a diferencia del director de 'Pulp Fiction', prefiere colocar la violencia fuera de plano porque "es más interesante ver la cara del asesino que la del muerto". Sí comparte con Tarantino la afición a mezclar géneros y dar sentido a la banda sonora, como en 'WWW. What a Wonderful World'.

Kamel (el director de la película, Faouzi Bensaidi), un asesino a sueldo que recibe encargos por Internet, tiene un encuentro fortuito por teléfono con Kenza, policía, y queda inmediatamente prendado de ella. Al fin y al cabo, tiene la opinión de que "se ama todo lo que no se conoce del otro", y ellos son completos desconocidos. Kenza quiere huir de esa relación porque "todo lo que toca lo convierte en ceniza". Los dos se persiguen y se encuentran como policía y ladrón en clave de cine negro. Como amantes no saben quién es la persona que tienen delante, aunque lo intuyen a ritmo romántico.

Juegan en un cuento de hadas para encontrar al príncipe y la princesa, pero en el fondo son figuras de soledad, del contacto buscado pero imposible. Como la historia paralela de Hachim, el joven que quiere emigrar hacia el rico Occidente. Ocurre lo mismo con la amiga prostituta de Kazan, siempre acompañada sin sentirse querida. O con Fatima, abandonada por su marido en el frente del Sáhara y que se siente obligada a enviarle fotos eróticas suyas para que no se vaya con otra mujer.

Sigue leyendo en El Mundo

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres